miércoles, 27 de febrero de 2008

Sierra Leona: Mis Impresiones

¡Estoy de vuelta! Siento el paréntesis de esta semana pero en Sierra Leona conectarse a Internet no es tan sencillo como en España. A pesar de que en el hotel había un pequeño centro para conectarse, siempre estaba lleno... Hace un par de semanas pregunté a los lectores que tienen la deferencia de pasarse por aquí si querían que escribiera mis impresiones sobre el viaje. Como el resultado fue positivo, aquí estoy escribiendo sobre todo lo que he visto en aquél país.
Para mí ha supuesto un choque bastante grande, porque era la primera vez que viajaba a África y además a la zona subsahariana. Me he pasado los 6 días que he estado allí con los ojos como platos, es un sitio muy diferente, desgraciadamente con más aspectos negativos que positivos. La llegada al aeropuerto fue caótica y viví alguna situación un poco surrealista. Lo primero que te golpea al bajar del avión es el calor, húmedo y denso. Parece que te zambulles en la atmósfera tropical, el aire caliente, pesado. La ropa se te pega al cuerpo y en pocos minutos estás sudando. La terminal se parece más a una estación de autobuses de una ciudad de provincias de madrugada que a la de un aeropuerto internacional. Nosotros teníamos un contacto local allí, que nos facilitó mucho las cosas, y con facilitar quiero decir que unos leones (1$=3.000 leones) aquí y allá hacen que todo sea rápido y sencillo: los pasaportes se sellan sin problemas y las maletas pasan el control sin inspección. Todo esto se hace de forma bastante pública, sin necesidad de guardar las apariencias.

El aeropuerto y la ciudad están separados por una lengua de agua que penetra en la tierra formando una bahía de unos 11 km. de anchura. La única forma de llegar a la ciudad es con un servicio de helicóptero y con ferry. Nosotros elegimos el ferry por recomendación de nuestro contacto. Según él, el viaje en helicóptero sólo dura 5 minutos pero no es apto para cardiacos.

Una vez en la ciudad, lo primero que salta a la vista es que se cumple a la perfección lo que dicen los propios africanos: That's Africa. Freetown no es una ciudad bonita, no tiene servicios, ni infraestructuras. Coches, motos y personas comparten el mismo espacio, ya que las aceras (en aquellas calles que las tienen) están saturadas de tenderetes donde se venden productos de muy poco valor: baratijas, fundas para móviles, chanclas, cintas de VHS... Me parece que es una de las pocas fuentes de ingresos que tiene la población, la venta ambulante de lo poco que tienen o que consiguen.

Moverse por Freetown es bastante complicado, no hay transporte público, al menos como se entiende en Europa. Existen taxis y pequeñas furgonetas donde se apiña la gente para ir de un lugar a otro. El claxon de los coches y de las motos suena sin cesar, allí pitan por cualquier cosa, y la función del artilugio deja de tener su sentido porque no sabes si te están pitando a ti o al de delante o vete tú a saber. Las calles son muy estrechas y la disposición del tráfico podría resumirse en lo siguiente: Un carril para cada sentido, en la zona central las motos tanto de un sentido como de otro, y al lado de los coches cientos de personas que en algunas ocasiones son golpeados por los retrovisores... Más de una vez estuvimos a punto de atropellar a alguien, de todas formas la densidad del tráfico es tan grande que muchas veces las personas van más rápido que los coches.

Las calles de Freetown están formadas en su mayoría por casas pobres construidas con trozos de madera o chapa metálica como las de las persianas de los comercios. Allí hay casas hechas íntegramente de metal, totalmente oxidadas y corroídas. Casi no hay edificios de varias plantas y los pocos que vi estaban en una situación bastante lamentable, las fachadas llenas de suciedad, sin cristales en las ventanas algunas de ellas... No existe una red de alcantarillado, sólo unos canales por los que circulan las aguas residuales de la población, que van a parar al mar sin ningún control ni tratamiento. En fin, un panorama bastante desalentador. Sin embargo ves a la gente haciendo su vida, no ves sufrimiento o hambre (aparentemente), se les ve cierta dignidad, visten bien, sobre todo las mujeres. Aún así un detalle importante es que no vi muchas personas mayores, con lo que parece cierto que la esperanza de vida en el país es de 37 años.
Tengo bastantes fotos, en cuanto pueda las subiré a una cuenta de Flickr para que podáis ver cómo es aquello, y seguiré escribiendo de vez en cuando sobre las cosas que he visto...

3 comentarios:

ambienteenmedio dijo...

Me alegro que estés de vuelta. La verdad es que se nota que te impresionó. Nunca he estado en África ni en ninguna zona verdaderamente desfavorecida, pero seguro que uno vuelve replanteándose prioridades. Pero también uno se da cuenta de que podemos vivir con mucho menos. El ser humano tiene una gran adaptación.

Bueno, a ver qué nos enseñas en las fotos. Un saludo.

Deckard dijo...

Hola Amodaga,

Gracias por la bienvenida! Pues sí que me impresionó. En mi caso lo que me ha pasado al volver a casa es que he empezado a valorar ciertas cosas a las que antes no les daba mucho valor... el simple hecho de poder bajarte a un bar y tomarte un café o ir a un restaurante, o dormir tranquilamente porque sabes que no hay lagartijas en la habitación (en el hotel había), etc. etc.

Cosas que aquí son tan cotidianas y normales allí son un lujo.

Gracias por seguirme!

sim dijo...

Gracias, estaba en un foro y vi tu post y tenia intereses por un hispanoparlante que me contara lo que fue verlo con sus ojos, y este fue el post perfecto. Ahora estoy intentando llegar a las fotoshant

Lee Medio Ambiente 2.0 en tu correo. Introduce tu dirección:

Servicio ofrecido por FeedBurner


Creative Commons License
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Puedes copiar, distribuir o elaborar información a partir del contenido de esta página. Para ello sólo tienes que citar su fuente de procedencia:
Medio Ambiente 2.0™
Si quieres enlazar alguna anotación, puedes utilizar el enlace permanente de cada una (dirección URL) haciendo clic en su título.